Antecedentes para la Creación del Centro de Formación Cooperativista

La historia de nuestro país ha registrado momentos específicos en los que podemos observar cambios significativos en el marco legal laboral, mismos que a su vez han generado movimientos sociales importantes. Con la Constitución de 1917 en su Artículo 123, surge un momento decisivo para la clase trabajadora, el cual establece:


  • Jornada laboral máxima de ocho horas

  • Indemnización por despido injustificado

  • Derecho de asociación y de huelga

  • Establecimiento de normas en materia de Previsión y Seguridad Social.


En su momento, gracias a la revolución mexicana, se implementaron los mecanismos que protegen aún más las jornadas laborales y las condiciones generales de los trabajadores.


En 1929 se reformó el artículo 123 Constitucional con el objeto de reservar, como facultad exclusiva del H. Congreso de la Unión, la expedición de Leyes en materia de trabajo. Su aplicación y vigilancia quedaban conferidas a las autoridades locales en los asuntos reservados de su competencia. No fue sino hasta el 31 de diciembre de 1940 que se reformó la Ley de Secretarías y Departamentos de Estado para crear la Secretaría del Trabajo y Previsión Social; el 9 de abril de 1941 se expidió el primer Reglamento Interior.


El 9 de enero de 1978 se modificó el artículo 123 Constitucional en sus fracciones XII, XIII y XXXI, del Apartado “A”, para establecer la obligación de los patrones de proporcionar a sus trabajadores capacitación, adiestramiento y seguridad e higiene en los centros de trabajo. Así mismo se federalizó la aplicación de las normas laborales en varias ramas industriales. El 28 de abril de 1978 se reformó la Ley Federal del Trabajo de 1970, destacando la modificación al artículo 538 que creó un órgano desconcentrado dependiente de la Secretaría, al cual se le denominó Unidad Coordinadora del Empleo, Capacitación y Adiestramiento.


Durante el Gobierno de Rafael Moreno Valle Rosas, desaparece la Secretaría del Trabajo y se fusiona con la Secretaría de Economía, creando en su lugar la


Secretaría de Competitividad, Trabajo y Desarrollo Económico, misma que surge para el estudio y planeación de las políticas y programas relativos al fomento de las actividades industriales, comerciales y de servicios, tendentes a impulsar el desarrollo económico de la entidad de manera integral, regional y sectorial; así como para la productividad, desarrollo integral de empleo, previsión social y competitividad. En el marco de las atribuciones conferidas a la citada Dependencia, se orienta a la promoción de la inversión privada directa y a la armonización de los diversos programas de impulso a las micro, pequeñas y medianas empresas; así como a la mejora de los centros de trabajo, esquemas de participación ciudadana en la creación de empleos, aplicando criterios de equidad de género y la protección de los derechos de los niños, a través del combate a la explotación infantil.


Sin embargo, los alcances de dicha nueva secretaria no fueron los esperados y de tal suerte, con la llegada de Luis Miguel Barbosa Huerta al Gobierno del Estado, se modifica la Ley Orgánica de la Administración Pública del Estado de Puebla el 31 de julio de 2019, para dar paso a la Secretaria de Trabajo, por un lado, y la Secretaría de Economía, por otro. Las atribuciones que competen a este proyecto han de ser las consignadas en el Artículo 36 que a la letra refiere en las fracciones 1 a la IV:


A la Secretaría de Trabajo le corresponde el despacho de los siguientes asuntos:

  1. Elaborar y desarrollar los programas de trabajo y empleo de acuerdo con el Plan Estatal de Desarrollo;

  2. Llevar a cabo los programas de educación, capacitación y vinculación para el empleo;

  3. Promover la formación y el desarrollo integral del trabajador como elemento esencial para dignificar y humanizar el trabajo;

  4. Trabajar de manera coordinada con las secretarías de Educación y Economía para la capacitación, el impulso del empleo, así como el incremento a la productividad laboral entre los distintos sectores de la producción.

Dentro de las acciones realizadas por parte de la Secretaría de Trabajo a través de la Dirección General de Empleo y Participación, orientadas a la formación cooperativista se han realizado 9 Foros que tuvieron el objetivo de conocer de manera directa, las experiencias de las y los cooperativistas en las diferentes regiones del estado de Puebla, además de realizar un mapeo para saber en dónde se encuentran y qué actividad realizan las diferentes Sociedades Cooperativas.


Los Foros Regionales: Cooperativas y Trabajo se realizaron en las Regiones con muy alta y alta marginación del estado de Puebla, y con presencia cooperativista tales como: Xicotepec, Huauchinango, Zacatlán, Zacapoaxtla, Huehuetla, Tehuacán, Ciudad Serdán, Sierra Negra, Área Metropolitana de la Ciudad de Puebla.


De dichos Foros se logró registrar un total de 41 Sociedades Cooperativas y diversos Grupos Organizados con interés en constituirse como Sociedad Cooperativa, de los cuales su actividad principal es de producción, además del área de servicios.


Aquellas de producción agrícola, se encuentran en su mayoría en las Regiones con mayor índice de marginación. Lo anterior indica que la organización para la producción representa un elemento clave en ciertas comunidades, que no difiere de otros municipios del estado, sin embargo se denota una fuerte presencia en los municipios alejados de la capital.


Se lograron conocer las principales debilidades y fortalezas de aquellas Sociedades Cooperativas que participaron en los 9 Foros. La falta de recursos económicos, deserción de socias y socios cooperativistas, falta de formación cooperativista, falta de capacitaciones especializadas, y recursos económicos se presentan como las principales debilidades, por su parte las amenazas son principalmente el coyotaje, fluctuación de precios en el mercado, altos costos en trámites para la formalización de la Sociedad Cooperativa y la falta de una Ley Estatal sobre Sociedades Cooperativas.


Sin embargo, también existen como fortalezas el trabajo colaborativo, inclusión social, conocimiento de los procesos de producción, responsabilidad ambiental, generación local de trabajo y red entre cooperativistas, como oportunidades existen la vinculación con otros sectores como universidades, especialistas e instancias gubernamentales., la disposición para recibir capacitaciones para el desarrollo, uso de redes sociales, búsqueda de certificaciones y la apertura de nuevos productos y mercados.


En este sentido, el campo de acción de este proyecto, está relacionado con el fortalecimiento de las Sociedades Cooperativas y de la conformación formal de nuevas, a partir de la educación cooperativista que prioriza los principios y valores cooperativistas para la organización social en producción, servicios y economía social y solidaria.